alcohol alone alto-tajamar cata celebrate cook couple dropdown eat facebook family flex-next flex-prev gift google-plus gplus gran-devocion guarda icon-close lightbox-back limited-edition logo-reactor mail maridaje menu-alto-tajamar menu-gran-devocion menu-limited-edition menu-mi-pueblo menu-origin-wines menu-vinos-de-origen menu-vitral mi-pueblo minutos money-little money-lots money-medium movie music next origen origin-wines personas potencial prev protegido search start temperatura twitter variedad vinos-de-origen vitral whatsapp youtube
English
EQUIPO VIÑA MAIPO RECUERDA SUS NAVIDADES DE INFANCIA

Los líderes del equipo de marketing y enología de Viña Maipo nos cuentan detalles de sus navidades de infancia y de lo que intentan mantener de ese espíritu el día de hoy.

El enólogo jefe de Viña Maipo, Max Weinlaub, la gerente de marketing de la Viña, Verónica Hahn, y el gerente del área, Manuel Infante, coinciden en que una de las cosas que más añoran de cuando eran niños es esa esperanza nerviosa de ver llegar al Viejito Pascuero a dejar los regalos bajo el árbol. “Ese día con mis hermanos nos levantábamos muy temprano esperando a encontrarlo. De hecho, ¡por mucho tiempo estuve convencido de que lo vi!”, ríe Manuel.

Max, por su parte, cuenta que con su hermana dejaban hasta galletas y un vaso de leche para darle energías a Santa Claus en su recorrido por el mundo repartiendo regalos: “Queríamos verlo y hacerle muchas preguntas, pero el sueño finalmente nos vencía. Al día siguiente nos despertábamos temprano, encontrábamos los platos y vasos vacíos sobre la mesa y nos decíamos ‘no importa, el próximo año lo lograremos’”, recuerda alegre el enólogo.

Para Verónica, y desde que era pequeña, una de las cosas que más disfruta de estas fechas es armar el árbol de Navidad: “me encantaba ir desenvolviendo cada una de las piezas y figuras que como familia coleccionábamos y que esperábamos por todo un año para admirarlas y sentir que la Navidad se estaba acercando”.

Una de las cosas que hace de la noche de Navidad una muy especial es sentarse a la mesa en familia. “Para Navidad mi madre aprovechaba de lucir su juego de loza y cuchillería más finos. Generalmente cenábamos carne al jugo cocinada lentamente al horno, acompañada de distintas ensaladas y papas gratinadas”, recuerda Max, y continua: “una de las cosas que más extraño son esas comidas en casa de mis padres. Hoy en día vivimos en distintas latitudes y se vuelve más difícil reunirse como antes”.

Manuel, por su parte, recuerda año a año haber disfrutado de un clásico pavo al horno con salsas y diversos acompañamientos, lo que también gusta compartir hoy junto a su familia. “En casa intento replicar con mis hijos varias de las costumbres que viví cuando pequeño, y que de alguna manera alegraron esos días”, comenta el dueño de la marca.

La líder del área de Marketing de la Viña recuerda con cariño las galletas de Navidad que hacían en casa siguiendo la receta alemana de su abuela paterna: “todos nos peleábamos por comernos las galletas que guardaban en los tarros de latón”. En su casa la comida también era un ítem muy relevante, y el formato que utilizaban era uno que asegurara “alargar la noche lo más posible”, cuenta Verónica, y continua: “para Nochebuena no había un plato único en casa, sino más bien diferentes cosas para ir picando; desde ricos mariscos como camarones y patitas de jaiba, distintos tipos de quesos, salames y frutos secos, para terminar con el tradicional pavo relleno con salsa de manzana”.

En algo que coinciden los tres, es que el Syrah de nivel ultra premium Viña Maipo Limited Edition es el vino ideal para acompañar la comida en Nochebuena y el que nunca falla en estas fechas. “Limited Edition se ha convertido en el vino favorito de los comensales en mi casa en las navidades de los últimos años. Este vino gusta por su nariz expresiva, suavidad en boca y buen cuerpo”, describe Max. “Es una noche significativa y merece ser celebrada con un vino especial”, agrega Verónica.

Sin duda, para todo niño son los regalos los que coronan esta celebración. Aunque según Max, “nunca le llegaron mis cartas al Viejo Pascuero, pues al abrir los regalos estos nunca coincidían con lo que había pedido”, asegura que “siempre quedé contento, como cuando recibí mi primer equipo de pesca. Fui feliz por años pescando pejerreyes con mi primera caña”, cuenta contento. Verónica y Manuel no dudan en señalar una bicicleta como regalo favorito, para ella fue su primera bicicleta de color rosado decorada con motivos de la Chanchita Piggy, y para él fue una de bicicross cuando tenía nueve años.

Hoy en día,  estos tres integrantes del equipo de Viña Maipo trabajan por cultivar el espíritu navideño en sus casas a partir de lo que realmente marcó sus navidades cuando eran niños. “De pequeño me enseñaron que la Navidad no se trata de regalos, sino que es una oportunidad para estar en familia, acercarse a aquellos que están lejos, agradecer por lo que la vida nos ha dado y también ser generoso con los demás. Ahora que soy padre, son esos los valores que trato de inculcarle a mis hijos”, concluye Max.

Comparte esta noticia:

VENDIMIA 2018: “ESPERAMOS VINOS HISTÓRICOS PARA VIÑA MAIPO” Viña Maipo en Francia